miércoles, 18 de junio de 2014

Juan B. Ceballos y San José del Molino

Vámonos por los poblados de Durango
Paisajes campiranos
En todo momento que se pueda es importante planear un paseo en familia por nuestro hermoso Durango. La opción de esta ocasión será viajar rumbo a la carretera a Parral, a los poblados cercanos como Juan B. Ceballos, José del Molino, Labor de Guadalupe y Colonia Hidalgo.
Son aproximadamente 30 kilómetros de la ciudad capital, para llegar a Juan B. Ceballos, -que por cierto, Juan Bautista Ceballos fue presidente interino de México en 1853-. Este poblado está ubicado pasando la presa Peña del Águila y Morcillo.
Lo sorprendente de estos poblados –desde que empiezan a recorrer la carretera-,  son los impresionantes paisajes y la presencia de agua que proviene del río La Sauceda. En José del Molino que está a unos cinco kilómetros de Juan B. Ceballos sus festividades religiosas las festejan cada 19 de marzo para celebrar la fiesta patronal de San José del Molino donde llevan danzas, música, comida y toda una festividad que une a las familias de los pueblos; además de la llegada del Divino Pastor. Los pobladores de este lugar son muy trabajadores, pues se dedican al campo principalmente como es la agricultura y la ganadería, aunque algunos también la combinan con otras actividades comerciales. Los fines de semana suelen ir al río las familias para convivir y pasar un día inolvidable.


Algo importante que deben saber es que la carretera a Parral une hasta la carretera a Torreón, pues una vez que pasan los poblados Juan B. Ceballos y San José del Molino, van a llegar también a Labor de Guadalupe y concluyen en Colonia  Hidalgo, es decir, todo está conectado y podrán disfrutar de todos los paisajes, su gente y su cielo que ofrecen estos bellos lugares de Durango.



Bienvenidos a Juan B. Ceballos

Llegando a San José del Molino

Río La Sauceda

Calles el San José del Molino

Templo del Sr. de San José


Trabajando en la tierra