jueves, 14 de enero de 2016

Puente de Ojuela de Mapimí, Dgo.

Puente de Ojuela

Aportación enviada por Tere Robledo y Aarón Martínez




Cruzar el Puente de Ojuela es una oportunidad para viajar en la historia de la minería y arquitectura, así como para recordar las andanzas de miles de vidas que trascendieron en la construcción de lo que hoy son recuerdos del Pueblo de Ojuela y de la mina Santa Rita.

El Puente de Ojuela fue construido en 1898 por el ingeniero alemán Santiago Minguin, fue el puente atirantado más grande del mundo con 315 metros de largo y 100 metros de profundidad. Su función principal era transportar con mayor eficacia el mineral extraído de la mina Santa Rita, la cual fue explotada hasta una profundidad de alrededor de 800 metros, con diversos niveles.

Ojuela pertenece al municipio de Mapimí, y en los restos de este pueblo fantasma quedan los muros de algunas construcciones del tiempo en que la mina fue explotada. Entre ellas se encuentran oficinas, almacenes, hornos, colonia americana, etc. El mineral de Ojuela fue descubierto en 1598 por Servando de Ojuelos, y en un principio se extraía principalmente plomo, plata, cobre, zinc y manganeso. El periodo de bonanza de la mina fue de 1888 a 1936, gracias a un grupo de inversionistas alemanes. En 1931 se inundó la mina, y la compañía se encargó de sacar el agua, sin embargo, en 1936 decidieron parar los trabajos y en 1939 decidieron retirarse de la mina.

En el pueblo minero de Ojuela llegaron a vivir hasta cinco mil personas entre mineros, capataces, directivos y administradores de la empresa. Las personas que ahí trabajan actualmente (guías, veladores, vendedores, cocineras, etc.) son muy amables, y se entusiasman al hablar con orgullo de la mina, del puente, de la historia, de las injusticias sociales, de los logros de los mineros y de todo lo que saben sobre el lugar en voz de sus antepasados.

Para llegar a este antiguo pueblo y puente, saliendo de Durango es necesario tomar la carretera a Gómez Palacio y desde ahí tomar la carretera libre a Jiménez, y una vez recorridos 35 km dar vuelta a la izquierda justo pasando Bermejillo, para tomar la carretera que va a Mapimí. 20 km adelante, encontraremos la entrada a el Puente de Ojuela. Ahí entraremos a una carretera de unos 7 km que nos llevará a donde inicia el puente.